SMARTCities + SMARTCitizens y las Empresas del futuro, HOY

articulo-mauricio-smartcities
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hoy, las ciudades en el mundo concentran cerca del 60% de la población, mientras que en Latinoamérica ya se alcanza el 70%. La proyección para 2040 es que en nuestra región, el 80% de las personas vivan en ciudades abandonando la ruralidad, lo que nos obliga a re-pensar no sólo en escala de infraestructura urbana, sino a cuestionarnos ya ¿cómo será el futuro del empleo y la productividad de las empresas en el mediano plazo?

Desde la perspectiva del re-cambio generacional, hoy sabemos que en tan sólo cinco años, pasaremos de una fuerza laboral compuesta por cuatro generaciones (baby-boomers, la Gen-X, Millennials y centennials) a estructuras organizacionales dominadas por las generaciones que nacieron en la tecnología; en otras palabras, 75% de las personas en las empresas serán menores de 35 años, personas que se caracterizan por una visión disruptiva y basada en la experiencia y el propósito. Hay muchas organizaciones que ya lo entienden y han iniciado con éxito su proceso transicional, ganando ventaja sobre sus competidores, lo que las vuelve sexies y más atractivas ante el mercado laboral actual.

Cuando hablamos de #SMARTCities, por lo general imaginamos un futuro hollywoodezco de patinetas voladoras, gafas híbridas para ver la realidad y la virtual al tiempo, etc… Una ciudad inteligente parte de principios mucho más sencillos donde la inclusión es la médula de todo; la tecnología es un vehículo para conectar todo aquello que resuelve las necesidades de los ciudadanos generando una economía sólida y en equilibrio con el medio ambiente. Por ejemplo, la movilidad ha sufrido un cambio disruptivo gracias a las plataformas tecnológicas.

Si hacemos un zoom hacia las empresas y organizaciones que dan vida a una economía próspera, encontramos que son microcosmos donde las personas son el activo más importante, pues es a través del ser humano que todo puede funcionar eficientemente, generando la productividad y rentabilidad deseada. Para nadie es un secreto que la automatización está eliminando empleos, lo que para nada significa un impacto negativo, al contrario, representa una oportunidad enorme para generar mejores empleos donde esas personas que hoy quedan reducidas a una función básica, realmente puedan desarrollar habilidades y competencias más acorde con su talento y capacidades.

El trabajo del futuro será diverso: herramientas tecnológicas para optimizar procesos, personas teletrabajando en conexión remota desde diferentes sitios como la casa, coworking spaces, salas lounge de aeropuerto, cafés y desde el metro, incluso; Este es el futuro, uno que está más cerca de lo que imaginamos.

Medellín cuenta hoy con más de 100 espacios de Coworking regados por toda el Área Metropolitana y algunos de ellos orientados en hackear estos retos de ciudad.

Cada coworking space es un ecosistema de innovación donde las personas que llegan ahí, absorben conocimiento que a su vez permea a la empresa a la que pertenecen. En estos espacios se rompen paradigmas y se conectan las personas desde el propósito y la innovación más allá de la tarea laboral que los convoca. Estos cubos [hubs] son puntos de encuentro entre ideas, talentos, sueños y conocimiento al servicio de los negocios que resuelven aquellos problemas de gran escala, aquellos que mueven fibras y definen el propósito de vida al ver materializado en la realidad el trabajo para el que son contratados.

Les pongo un ejemplo conocido en el mundo corporativo: TryMyRide es una empresa que nació para solucionar problemas de movilidad sostenible al interior de las grandes corporaciones; esto le resuelve hoy ese problema a más de 17mil empleados de estas organizaciones en Medellín, mediante un modelo de negocio de #economiacompartida y una plataforma tecnológica; esta exitosa startup vive [opera] dentro de nuestro espacio de coworking, donde genera sinergias, innovación y transferencia de conocimiento que ya está permeando a otras organizaciones e instituciones; incluso a través del SMART Working [Teletrabajo 2.0] desarrollan sus funciones con la oficina central en Bogotá y sus oficinas satélite en otras ciudades; su expansión a otros países estará basada en este mismo modelo de trabajo que les ha resultado tan exitoso.

Un Plan de Movilidad Sostenible no debe ser visto como un asunto regulatorio, sino como la gran oportunidad de atreverse a adoptar modelos laborales de futuro que además de entregarle a la ciudad valor económico, ambiental y social, lleve a la empresa a evolucionar su negocio y organización, a desarrollar nuevos negocios ¿por qué no? y, sobre todo, a correr esa transición generacional en su cultura, basada sobre el concepto más poderoso que tenemos hoy: #SMARTCitizens.

En resumen, imagina que hoy ya existen muchas oficinas tipo Google por toda la ciudad y que la organización podría empezar a utilizar esta apuesta de futuro, hoy mismo.

Mauricio Zenteno Casas

Suscribete a nuestro boletín

Ir arriba