La magia de las conexiones

Carolina Aguirre Cano

Todos los seres humanos nacemos conectados a nuestra madre a través del cordón umbilical y aunque en el momento del parto se corta dicho cordón, nuestra conexión con nuestra madre se mantiene presente y latente durante toda nuestra vida.

Esto nos demuestra que los seres humanos no somos seres aislados, individuales, sino que somos seres conectados a los demás a través de diferentes vínculos físicos y emocionales. Las conexiones primarias corresponden a nuestro círculo más cercano, más íntimo, donde el afecto es el sentimiento más valioso, por ejemplo, nuestras conexiones familiares y amorosas. Las conexiones secundarias son aquellas que se dan para satisfacer nuestras necesidades, donde la comunicación efectiva es clave para relaciones armoniosas, por ejemplo, nuestras conexiones laborales y sociales.

Aristóteles dijo “El hombre es un ser social por naturaleza”, somos seres conectados y necesitamos fortalecer esta característica social para vivir en armonía y equilibrio. Según Aristóteles se “es” en tanto se “co-es”, cada uno de nosotros es un ser multidimensional y cuando estamos en armonía con nosotros mismos permanecemos en armonía con los demás (coexistimos). Para evolucionar como sociedad debemos mantener una comunicación fluida y en equilibrio.

Un hombre aislado no puede desarrollarse plenamente como persona y por eso nuestra tendencia a agruparnos. Las redes sociales se expandieron por esta necesidad de conectarnos. Permanecemos en la búsqueda de nuevas formas de comunicarnos y convivir en sociedad. Para que la comunicación y la convivencia se den en un ambiente de paz necesitamos tener presente valores como: el respeto (capacidad de reconocer, apreciar y valorar a los otros siendo conscientes que todos somos valiosos y diferentes, reconociendo que es una relación en doble vía que implica derechos y deberes), tolerancia (capacidad de reconocer a los otros como seres diferentes a mí, lo cual me permite conectar desde la empatía, la compasión y el amor), equidad (capacidad para tratar a los otros de forma igual sin distinción de su historia, creencias, pensamientos y contexto), paz (capacidad para convivir en armonía y equilibrio con nosotros mismos y con los demás), honestidad (capacidad para relacionarnos a través de la confianza que genera la sinceridad con nosotros mismos y con los demás), coherencia (capacidad para relacionarnos con nosotros mismos y con los demás de forma congruente entre lo que pienso, lo que digo, lo que siento y lo que hago), lealtad (capacidad para ser fiel con los valores que tenemos que nos permiten conservar relaciones sólidas).

Es por esta razón que en Corazón de Niño® las conexiones efectivas son abordadas a través de nuestro entorno de trabajo CAFÉ que conecta en el Aquí y el Ahora a las personas desde la empatía, la compasión y el amor para vivir relaciones humanas en paz y equilibrio. De esta forma mi cargo en la empresa es Gerente de Conexiones porque a través de los procesos de aprendizaje que he tenido en mi vida genero conexiones efectivas, conexiones de valor entre las personas que acompañamos en nuestros diferentes procesos.

Comparte en tus redes :)
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Continuar leyendo...

Renueva tus relaciones

Cualquier tipo de relación se puede renovar, relaciones de amistad, familiares, laborales, de pareja. La idea es hacernos conscientes qué cosas pueden generarnos bienestar con

Leer Más >>

Conócete a ti mismo

“Conócete a ti mismo” es la lección que todos los seres humanos debemos aprender, aunque el momento de hacerlo varía de acuerdo a cada persona

Leer Más >>
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta limpio

    Al utilizar esta página web, estás de acuerdo con nuestro uso de cookies. Utilizamos cookies para poder darte la mejor experiencia y ayudar a que la página funcione de manera óptima.

    ¡Gracias por tu interés!