¿Ya fijaste tus metas para este año?

Jorge Iván Giraldo Giraldo

Se termina este primer mes del año, en el cual en Corazón de Niño® hemos trabajado en el Bienestar, que es nuestro propósito superior como empresa, y es por esta razón que hoy quiero hablar de propósito, no de empresa sino a nivel personal.

Para lo anterior, voy a hacer referencia a Un Curso de Milagros, una herramienta universal que trabajamos en nuestra empresa y, la cual compartimos con muchas personas a través del programa de formación desde el SER que ofrecemos, para acompañarlas en su proceso de ser conscientes para mejorar su calidad de vida, satisfaciendo la necesidad más alta que tenemos como seres humanos que es la autorrealización o reconexión con nuestro real SER. Este Curso nos permite identificar claramente nuestra dualidad como seres humanos, identificando nuestro ego y nuestra esencia, para llevar a cabo la transformación mental necesaria y experimentar una vida plena, una vida en bienestar, una vida en paz.

En uno de los capítulos de este libro se nos indica lo siguiente: “En cualquier situación en que no sepas qué hacer, lo primero que tienes que considerar es sencillamente esto: «¿Qué es lo que quiero que resulte de esta situación? ¿Qué propósito tiene?» El objetivo debe definirse al principio, pues eso es lo que determinará el resultado. El ego procede a la inversa. La situación se convierte en lo que determina el resultado, que puede ser cualquier cosa”.

Como podemos darnos cuenta es clave para nuestro bienestar fijarnos metas al inicio de lo que vamos a emprender o hacer, porque dichas metas determinarán los resultados que obtendremos.

Continuando con lo que nos dice Un Curso de Milagros: “Sin un objetivo constructivo, establecido de antemano y claramente definido, la situación simplemente parece ocurrir al azar y no tiene ningún sentido hasta que ya ha ocurrido. Entonces miras en retrospectiva, y tratas de reconstruirla para ver qué sentido tuvo. Y no podrás sino equivocarte. No sólo porque tus juicios están vinculados al pasado, sino porque tampoco tienes idea de lo que debió haber ocurrido. Y ahora el único dictamen que puede hacerse es si al ego le gusta lo que pasó o no; si es aceptable para él o si clama por venganza. La ausencia de un criterio establecido de antemano que determine el resultado final, hace que sea dudoso el que se pueda entender y que sea imposible evaluarlo”.

¿En tu vida fijas metas u objetivos que te permitan evaluar imparcial y coherentemente las situaciones que vives a diario?

Para finalizar, quiero terminar con esto que nos indica este gran Curso de transformación mental para encontrar la paz que todos buscamos: “El valor de decidir de antemano lo que quieres que ocurra es simplemente que ello te permite percibir la situación como un medio para hacer que tu objetivo se logre. Haces, por lo tanto, todo lo posible por pasar por alto todo lo que interferiría en su logro, y te concentras sólo en lo que te ayuda a conseguirlo. Lo verdadero viene a ser lo que se puede utilizar para lograr el objetivo, y lo falso, lo inútil desde ese punto de vista. La situación tiene ahora sentido, pero sólo porque el objetivo ha hecho que lo tenga”.

Desde Corazón de Niño® te invitamos para que te fijes metas claras y coherentes que te permitan evaluar los resultados de forma objetiva y, que aporten a tu bienestar y felicidad. Si necesitas de un acompañamiento para elevar tu nivel de consciencia, sabes que cuentas con los servicios que ofrecemos para ello.

Comparte en tus redes :)
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Continuar leyendo...

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta limpio

    Al utilizar esta página web, estás de acuerdo con nuestro uso de cookies. Utilizamos cookies para poder darte la mejor experiencia y ayudar a que la página funcione de manera óptima.

    ¡Gracias por tu interés!