De la incertidumbre al amor

Carolina Aguirre Cano

Resulta que en nuestra sociedad se convirtió en un hábito tratar de controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor, sin embargo, lo único que existe es la incertidumbre. Claro que no se trata de vivir la vida al azar, ni de ser fatalistas con todo lo que sucede a nuestro alrededor, y pensar que simplemente las cosas suceden por ser “muy de buenas” o “muy de malas”, sino que se trata de comprender que predecir, es sólo una alternativa de lo que realmente puede llegar a suceder.

Etimológicamente, la incertidumbre es la falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, y como humanos tratamos de estandarizar todo para minimizar esa falta de certeza que nos encontramos. No hay nada más maravilloso, que aprender a sentir que aún en medio de la incertidumbre, no se pierde la seguridad de que todo va a salir bien, aún cuando no estás buscando controlar las situaciones.

Estar frente a lo inesperado es lo normal en nuestro día a día, buscar alternativas para no paralizarnos cuando vivamos situaciones que no habíamos previsto, es el poder que obtenemos cuando miramos con otro observador la vida desde la incertidumbre.

Steve Jobs, el creador de Apple, comentó alguna vez lo que él llamó la teoría de los puntos, y ésta consiste en comprender que el momento por el que estás pasando ahora, va a ser el motivo del siguiente acontecimiento que sucederá en tu vida, y a su vez, ese acontecimiento será una consecuencia de lo que tú has vivido. La vida consiste en unir esos puntos.

Por eso, ama cada instante de tu vida, aún en los casos en los cuales te parezca descabellado, porque gracias a eso tu puedes hacerte consciente para qué está sucediendo, en algunos casos puede que no encuentres esa respuesta tan pronto, sin embargo, ten en cuenta que SIEMPRE será para comprender tu mayor proceso de aprendizaje como ser humano.

Desconocer lo que sucederá es salir de nuestra zona de confort, y les aseguro que los mayores aprendizajes de la vida se dan, cuando nos permitimos salir de ella, estar en la zona de confort es sentir una sensación de calma porque se suelen hacer las mismas cosas siempre y los resultados que se esperan que sucedan ya son familiares para nosotros, por lo tanto, no se realiza ningún cambio, porque genera confort quedarse haciendo lo que hasta ahora se sabe hacer, un lugar donde crees que tendrás el control siempre, aunque eso tampoco está asegurado.

El poder de amar la incertidumbre lo puedes evidenciar después de descubrir tu real vocación cuando “perdiste” un empleo donde vivías insatisfecho. O cuando descubres que es lo que tenías por curar después de padecer una enfermedad, no vivir en piloto automático, sino comprendiendo nuestra vida realmente.

Te reto a que vivas tu vida de verdad, a que enfrentes a la incertidumbre sin resistencia, que ames absolutamente cada cosa que vives, porque cada vez que lo afrontas, te estás impulsando a sacar lo mejor de ti, a generarte mayor creatividad y a decir, ahora si con certeza, que cualquier situación que se presente, tendrás el valor para vivirla aquí y ahora.

Comparte en tus redes :)
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Continuar leyendo...

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta limpio

    Al utilizar esta página web, estás de acuerdo con nuestro uso de cookies. Utilizamos cookies para poder darte la mejor experiencia y ayudar a que la página funcione de manera óptima.

    ¡Gracias por tu interés!