Actúa y haz realidad tus sueños

Jorge Iván Giraldo Giraldo

Por la ley Causa y Efecto, la causa de todo lo que sentimos y experimentamos en nuestra vida se encuentra en los pensamientos que sostenemos en nuestra mente. Los pensamientos son energía y atraen a nuestra vida aquello en lo que más pensamos, tanto si lo deseamos como si no lo deseamos. Así que nuestra primera invitación es que te hagas más consciente del tipo de pensamientos que sostienes, porque a partir de allí podrás reconocerlos y, si éstos pensamientos que al día de hoy tienes no te generan paz, armonía, bienestar, entonces podrás elegir transformarlos para experimentar efectos diferentes a los que vives hoy.

Para llevar a cabo esta transformación que te permita hacer realidad tus sueños, es importante que ACTÚES, dado que no es suficiente con las buenas intenciones, sino que debes enfocar tu energía a través de la acción, para que aquellas metas y sueños que son intangibles se hagan tangibles para ti y, así mejores tu bienestar al experimentar una vida fluida, en la que logras aquello que para ti es importante y te hace feliz.

A continuación, te queremos apoyar con 4 acciones que puedes empezar a practicar en tu vida diaria, para que tus pensamientos y tu energía vibren en una frecuencia mayor, que te posibilite conectar con todo lo que vibra en ese mismo nivel de frecuencia, creando la realidad que quieres vivir:

  1. GRATITUD

Te invitamos a que empieces a vibrar en la energía del agradecimiento. Se han realizado numerosas investigaciones en las cuales se sugiere que las personas que son más agradecidas, tienen un mayor nivel de bienestar subjetivo, son más felices, de allí que se indique en diferentes fuentes que la llave de la felicidad es la gratitud.

La gente agradecida duerme mejor, debido a que tienen menos pensamientos negativos antes de irse a dormir. La gratitud nos mueve y nos motiva a actuar, a hacer que las cosas pasen.

Te proponemos el siguiente ejercicio práctico que puedes llevar a cabo cada mañana, cuando abras tus ojos:

Pregúntate: ¿Por qué me siento agradecido hoy?

Responde con honestidad, de corazón. Te sugerimos que agradezcas por lo menos por 3 cosas cada mañana, no te enfoques sólo en agradecer por lo material y físico.

Te invitamos a reflexionar sobre la siguiente frase compartida por el filósofo Cicerón:

«La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás».

  1. CONFIANZA

Te invitamos a que confíes en tus capacidades, habilidades y competencias, a que creas en ti mismo y te valores por el ser que eres. Suelta el control sobre lo que eres, haces y tienes para obtener los resultados que esperas o que otras personas esperan que sucedan; permítete fluir, confiar en ti y en el proceso de crecimiento y aprendizaje que vives.

Confía primero en ti para que puedas confiar en los demás y en la vida misma, porque como es tu interior es tu exterior. Cuando practicas la confianza en ti mismo, transformas tus pensamientos y así empiezas a actuar sin miedos.

Te proponemos el siguiente ejercicio práctico que puedes llevar a cabo cada mañana, cuando te mires en el espejo una vez que te encuentres listo para iniciar tus actividades diarias:

Mírate a los ojos y siéntete seguro que tienes todas las capacidades para que tu día sea exitoso.

Estás en el proceso de crecimiento y aprendizaje que corresponde de acuerdo a tu propósito de vida, por lo cual, si confías en ti, todo sucederá tal como corresponde.

Te invitamos a reflexionar sobre la siguiente frase compartida de forma anónima:

“No es que crean en ti, es reflejarles que crees en ti mismo”.

  1. BONDAD

Te invitamos a que practiques la bondad en tu vida. Esto sucede cuando por encima de tu beneficio propio, te interesas por un beneficio común. Es cuando haces el bien sin mirar a quien. El bien es la mayor idea que se puede compartir con otros. La bondad te permite corroborar por ti mismo el equilibrio que se logra en nuestra vida cuando damos desinteresadamente, dado que recibimos lo mismo que damos.

La bondad se relaciona con la gratitud, la empatía y el amor incondicional, dado que quien hace el bien a los demás comparte de forma agradecida su amor incondicionalmente, reconociendo que todos somos amor y eso es lo único que podemos compartir.

Te proponemos el siguiente ejercicio práctico que puedes llevar a cabo cada día, en las interacciones que tienes con otras personas en tu hogar, en el trabajo o en cualquier lugar en el que te encuentres:

Realiza acciones en las que ayudes a otras personas de forma desinteresada, sin esperar algo a cambio. Hazlo de corazón.

Puedes ayudar a muchas personas no sólo con cosas materiales o dinero, sino también con palabras, gestos, compartiendo tus habilidades y conocimientos.

Te invitamos a reflexionar sobre la siguiente frase compartida por la científica Marie Curie:

“La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones”.

  1. COHERENCIA

Te invitamos a que seas coherente entre lo que dices, piensas, sientes y haces, pues esta es la energía que en verdad transmites y, de acuerdo a esta energía atraes a tu vida lo que esté en sincronía con dicha frecuencia.

Depende de cada uno de nosotros crear la realidad que queremos vivir y para esto, las obras demuestran si hay coherencia con lo que pensamos, decimos o sentimos. Así que está en ti la decisión de actuar para que tus metas se hagan realidad y, seas una persona que irradia desde tu interior hacia tu exterior, coherencia que genere confianza.

Te proponemos el siguiente ejercicio práctico que puedes llevar a cabo cada día, en las interacciones que tienes con otras personas en tu hogar, en el trabajo o en cualquier lugar en el que te encuentres:

Sé consciente de tus pensamientos y vigila lo que dices a otras personas, pues eso será lo que esperan que hagas. Haz aquello que has dicho que harás, sea que lo hayas hecho como un compromiso formal o informal.

Los seres humanos percibimos lo que hacen las demás personas de acuerdo a lo que dicen y, basados en esa percepción evaluamos si una persona es confiable o no.

Te invitamos a reflexionar sobre la siguiente frase compartida por el líder Mahatma Gandhi:

“La felicidad sucede cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía”.

En Corazón de Niño® vivimos estas cuatro acciones cada día, ya que son los 4 valores que nos identifican como la empresa de bienestar que somos.

Comparte en tus redes :)
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Continuar leyendo...

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta limpio

    Al utilizar esta página web, estás de acuerdo con nuestro uso de cookies. Utilizamos cookies para poder darte la mejor experiencia y ayudar a que la página funcione de manera óptima.

    ¡Gracias por tu interés!